Contacto

Si desea más información sobre las campañas del ASMI para promocionar los productos de mar de Alaska, solicitar una entrevista para los medios o material gráfico, póngase en contacto con la oficina del sur de Europa, situada en Barcelona, España:

David McClellan

Representante Regional Alaska Seafood Marketing Institute

C/ Borrell 7 – Local 19 08190 St. Cugat del Vallès (Barcelona) España

Tel:+34 93 589 8547
Fax:+34 93 589 7051

E-mail: dmcclellan@alaskaseafood.org
Web: www.alaskaseafood.org

Síganos en Redes Sociales

 

Gestión Responsable de Pesquerías

Pesca de salmón salvaje Alaska seafood

La cuestión de la gestión responsable de pesquerías (GRP) es cada vez más compleja, y al mismo tiempo, su importancia es cada vez más crucial.

 

Desde 1959, Alaska incluyó en su Constitución que «los recursos pesqueros…deberían utilizarse, desarrollarse y conservarse basándose en el principio de rendimiento sostenido».

 

En la práctica esto significa que todos los interesados – pescadores, científicos y ciudadanos – colaboran para determinar el modo de gestionar de forma responsable las pesquerías de Alaska, para que el mar pueda seguir ofreciendo abundantes recursos pesqueros tanto para hoy como para el día de mañana.

La importancia de la gestión responsable de pesquerías

Debido al reconocimiento mundial de la importancia de proteger la industria de la pesca, se ha puesto en marcha un programa de certificación de la GRP según unas normas de la FAO, que evalúa a las pesquerías con respeto a los criterios del código de conducta para la pesca responsable y las directrices para la eco-etiqueta de la FAO.

 

La industria pesquera de Alaska, se ha comprometido en el desarrollo de este modelo porque se basa directamente en las directrices de ordenación pesquera más completas y respetadas por el mundo, desarrolladas gracias a la colaboración entre gobiernos, científicos y conservacionistas.

 

Hoy en día, el sistema de gestión de las pesquerías de Alaska, es el modelo mundial a seguir en responsabilidad y sostenibilidad. Todos los interesados de la industria han acordado dar prioridad a la conservación del ecosistema a largo plazo, frente a las ganancias comerciales que pueda haber a corto plazo en el caso de la sobre explotación.

 

En Alaska trabajamos duro para asegurar que la GRP se esté llevado al cabo correctamente, dejamos este PDF para responder a más preguntas sobre cómo funciona la gestión pesquera en Alaska.

Descargar PDF

Guía Sobre la Certificación GPR

logo ADFG

Alaska Board of Fisheries

Es el organismo que establece la política, normativa y sistema de adjudicación de la explotación pesquera, y el departamento de caza y pesca del gobierno de Alaska (Department of Fish and Game, ADFG) realiza investigaciones biológicas y ejecuta las decisiones del ABF.

Gestión de la pesca del salmón salvaje de Alaska

La prohibición de pescar demasiado lejos de la costa, en zonas en las que podrían ser capturados de forma accidental demasiados salmones que se dirigen a otros ríos, y demasiado cerca de la costa, en zonas en las que hay grandes concentraciones de salmones y son por tanto excesivamente vulnerables.

 

La gestión de los recursos pesqueros de Alaska se adapta a las circunstancias de cada temporada de pesca y del día a día, y los responsables de dicha gestión pueden permitir o prohibir la pesca en determinadas aguas en función del comportamiento de los salmones, el nivel del agua y otras circunstancias.

Pesca sostenible Alaska seafood
Pescador de Alaska en acción

Este sistema permite discriminar razonablemente entre diferentes tipos de salmones, de manera que cada pesquería explota únicamente los salmones de una determinada migración. La concesión de un número limitado de licencias de pesca según un sistema de admisión restringida o “numerus clausus”, es decir, en el que no se conceden nuevas licencias, por lo que la persona interesada debe comprar una licencia antigua a otro pescador de salmón. Este sistema permite una gestión racional de los recursos pesqueros que protege el vigor de las poblaciones de salmón a largo plazo. Las artes de pesca, como las redes de cerco y de enmalle deben estar hechas de malla monofilamento que es menos visible. Las redes deben flotar en la zona superficial en donde se puede observar la pesca. Existen restricciones en cuanto a la longitud, profundidad y periodos de utilización de las redes. También está regulada la pesca al curricán (con anzuelos). No está permitida la utilización de redes de arrastre para la pesca del salmón. Las características de las artes y técnicas de pesca utilizadas prácticamente impiden la captura accidental de mamíferos o pájaros marinos.

Día de pesca de salmón salvaje, Alaska

El objetivo fundamental es aplicar una política de explotación pesquera que se conoce como de “tasa fija de no captura” (“fixed escapement”). Esto significa que la gestión tiene como principal objetivo asegurar que un número suficiente de salmones que han alcanzado la madurez para desovar eviten ser capturados en el océano por la flota pesquera y logren desovar en los ríos, de manera que las poblaciones de salmón se mantengan en un tamaño que garanticen su supervivencia a largo plazo. Se pretende así mantener todos los años las cifras objetivo de desove para todas las poblaciones de cada una de las especies.

Toda forma de explotación por el hombre de los recursos de salmón, particularmente la pesca comercial, queda así subordinada a este principio director. Debido a la variabilidad intrínseca de fenómenos meteorológicos naturales como «El Niño», el número total de salmones adultos que regresan a desovar puede variar. Para que el número de salmones que desovan se mantenga constante de una temporada a otra, cada año se ajustan las capturas comerciales a las condiciones existentes. La pesca del salmón se gestiona conforme a decisiones tácticas que se ajustan en tiempo real. Este sistema de gestión de la pesca del salmón implantado en Alaska que se adapta a las condiciones de cada temporada lo han imitado y elogiado responsables de gestión de recursos pesqueros de todo el mundo.

Buque de pesca de cerco con jareta, Alaska

Además, las decisiones de gestión de los recursos se toman cada temporada desde una oficina local en cada pesquería, por los biólogos que mejor conocen la pesquería en cuestión, y no desde una oficina central lejana. Este sistema permite al ADGF tener cuenta la variabilidad natural de las migraciones. El ADGF gestiona más de 15 000 ríos salmoneros en todo el estado. Las numerosas pesquerías de salmón existentes en Alaska están correctamente gestionadas y son la base de una potente industria pesquera y de procesamiento de productos pesqueros que es, con diferencia, el sector que más empleo genera en el estado. La mayor parte de los salmones capturados en Alaska se procesa en cientos de industrias en pequeñas comunidades pesqueras situadas a lo largo de los 76.000 Km. de costa de Alaska. Estos antiguos pueblos y ciudades dependen económicamente del salmón y tienen por lo tanto un enorme interés en continuar realizando una explotación sostenible de los recursos pesqueros a largo plazo.

Gestión de la pesca del pescado blanco de Alaska

Gestión de pesquerías Alaska seafood

Todas las especies de pescado blanco de Alaska se capturan en el mar Bering y en el golfo de Alaska mediante prácticas sostenibles que permiten la conservación a largo plazo de los recursos.

Los científicos del National Marine Fisheries Service (NMFS), organismo estadounidense para la pesca marítima, llevan a cabo de forma continuada concienzudos estudios sobre aspectos relativos a la biología de las especies de pescado blanco de Alaska como por ejemplo, su entorno biótico y físico en el golfo de Alaska y el mar de Bering.

 

El personal de la International Pacific Halibut Commission (IPHC), realiza estudios similares sobre el fletán en diversos puntos de su hábitat, desde California hasta Rusia.

Profesionales del NMFS y de la IPHC, en colaboración con otros especialistas en biología marina de la administración pública y de universidades, calculan mediante métodos científicos la biomasa de las distintas especies y las tasas de incorporación natural de peces jóvenes a la población.

Así consiguen fijar de forma aproximada la fracción de dicha biomasa que se puede capturar de forma segura y sostenible. Se trata de un proceso metódico llevado a cabo aplicando los más avanzados modelos biológicos de pesquerías.

 

Los científicos del NMFS y de la IPHC prorratean, asimismo, los valores calculados entre las diversas zonas estadísticas de la costa de Norteamérica con arreglo a la abundancia de peces en cada una de esas zonas, denominados en inglés Acceptable Biological Catch (ABC) o capturas biológicamente acceptables (CBA).

Paisaje de pesca Alaska Seafood

Otros aciertos y ventajas del sistema de cuotas de pesca individuales en Alaska son los siguientes:

 

  • Las pesquerías están rigurosamente controladas por científicos del NMFS y por funcionarios encargados de velar por el cumplimiento de la ley.
  • Se tiene en cuenta de forma explícita la variabilidad natural puesto que las cuotas son porcentajes de las CMP, que varían cada año, en lugar de porcentajes de una cantidad fija de pescado. La fracción que le corresponde a una persona no varía de acuerdo con las fluctuaciones naturales de las poblaciones de peces.
  • Se abandonan muchos menos aparejos en los caladeros porque la pesca se practica de forma menos compulsiva que antaño y se consigue así reducir la captura no deseada ocasionada por los aparejos abandonados
  • La calidad del pescado es mejor porque las cantidades que se pescan son más uniformes y ello permite una mejor manipulación a bordo y un procesado rápido; también se logra así reducir la cantidad de residuos.